La Fórmula 1 volverá a Madrid en 2026 con un circuito urbano en Ifema | Fórmula 1 | Deportes

La Fórmula 1 llegará a Madrid a partir de 2026, nada menos que 45 años después de la última vez que el certamen visitó el Jarama (1981), en una carrera que ganó Gilles Villeneuve. El anuncio oficial llevaba meses retrasándose, pero finalmente tuvo lugar este martes, con la presencia de Stefano Domenicali, presidente y CEO de la Fórmula 1. Al ejecutivo italiano le acompañaron Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad, y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de la capital, que en los últimos meses fueron telegrafiando el estado de las negociaciones. El acuerdo, que ya goza del visto bueno de Liberty Media, el promotor del campeonato, le garantiza a Madrid la celebración del Gran Premio de España por un periodo de diez años, a partir de 2026 y hasta 2035. Según los impulsores del proyecto, el tinglado supondrá para la ciudad una inyección de unos 450 millones de euros anuales.

En la primera edición, la prueba coexistirá con la de Montmeló, cuyo contrato con la F1 expira, precisamente, una vez concluida la cita de 2026. Tanto desde el Circuit de Barcelona-Catalunya, como desde el Gobierno de la Generalitat y también desde Liberty Media, se proyecta un mensaje de optimismo al asegurar que ya se trabaja en la prolongación de una carrera que se celebra en el trazado catalán desde 1991. “Para evitar dudas y aclararlo, el hecho de que estemos en Madrid no excluye que podamos quedarnos en Barcelona. De cara al futuro, hay conversaciones en marcha para ver si realmente podemos ampliar nuestra colaboración con Barcelona, con quien tenemos una muy buena relación”, aseguró in situ Domenicali, con quien los órganos de gobierno de la Generalitat mantienen abierto un canal de comunicación, que pretende agotar todas las opciones para ampliar el vínculo entre ambas partes. El desafío es considerable si tenemos en cuenta la lista de candidatos que piden turno para entrar en la rueda del gran circo, sobre todo de fuera de Europa. Sobre este asunto, el president de la Generalitat, Pere Aragonès, se mostró confiado en poder prolongar el matrimonio: “Nosotros trabajamos para Cataluña, y más allá de que la organización de la F1 pueda llegar a acuerdos con otras ciudades, nosotros seguimos trabajando para extender la cita más allá de 2026. Hace más de 30 años que se celebra en Cataluña y el trabajo con la organización está siendo positivo. Estamos avanzando, sin compararnos con nadie”.

Isabel Díaz Ayuso, durante su intervención en Ifema, este martes.JAVIER SORIANO (AFP)

El anteproyecto del circuito en Madrid, que aún está pendiente de homologación por parte de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), contará con una longitud de 5,474 km, 20 curvas, 8 pasos elevados, 2 túneles, 4 puntos de adelantamiento, una curva espectacular y picos de velocidad de hasta 300 kilómetros por hora. Las estimaciones señalan que los monoplazas emplearán alrededor de 1 minuto y 32 segundos en completar un giro, en condiciones de cronometrada —sin apenas combustible y con gomas nuevas—. El aforo será de 110.000 espectadores el primer año, aunque se esperan 140.000 en 2030. El trazado utilizaría los viales de Ifema Madrid, tanto del recinto actual como los futuros de la parcela de Valdebebas, además de apenas 1,5 kilómetros de vía pública, según un comunicado del recinto madrileño, que proporcionará “espacios inéditos” en la F1, como paddock cubierto y climatizado. “Madrid preparará un acontecimiento que pasará a la historia de F1″, afirmó Domenicali.

La oposición a Ayuso: “Controlaremos cada euro”

Ayuso, por su parte, prometió “diez mil puestos de trabajo directos, más los indirectos”, y evitó referirse a sus propios comentarios del pasado fin de semana, en los que destacó el supuesto “desinterés del Gobierno de Sánchez” por la puesta en marcha del gran premio. Desde la oposición, Más Madrid, a través de su líder en la Asamblea regional, Manuela Bergerot, mostró su escepticismo y anunció que elevarán esas dudas a la Cámara, con el fin de “evitar desfalcos”, o que la carrera la acaben pagando “los madrileños”. En esa misma línea, Juan Lobato, portavoz del PSOE en el Parlamento regional, señaló en fechas recientes el hecho de que Valdebebas, que carece de infraestructuras a su criterio esenciales, como “centro de salud, instituto o intercambiador”, vaya a tener antes la F1: “Controlaremos y fiscalizaremos cada euro”.

La presentación, llevada a cabo en medio de un ambiente festivo en el pabellón número dos de Ifema, contó con más de 500 invitados, un espectáculo de luces y música electrónica. José Vicente de los Mozos, presidente del comité ejecutivo del centro de eventos, destacó las virtudes del emplazamiento elegido al dibujar el trazado. “Será el gran premio mejor conectado por transporte público de toda la competición, y neutral en emisiones de carbono, totalmente alineado con las políticas de sostenibilidad”, dijo. Ifema expresó en un comunicado que la longevidad de esta alianza proporciona “el horizonte necesario para asegurar el retorno de las inversiones y consecuentemente favorece la viabilidad económica de este importante proyecto”. Se da la circunstancia de que, precisamente fue eso, el déficit económico que arrastraba el Jarama, propiedad del RACE, el elemento que provocó, hace más de cuatro décadas, la ruptura del Mundial con Madrid. La rimbombancia de las declaraciones de Ayuso recuerdan en su forma y fondo a las que en su día soltó Francisco Camps, presidente del gobierno valenciano, que no paró hasta llevar la F1 a Valencia, por más que la prueba solo se celebrara en cinco ocasiones (2008-2012), y dejara un agujero tremendo en las arcas públicas y varios imputados.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.