El Athletic le da un repaso al Mallorca en San Mamés | Fútbol | Deportes

Yuri Berchiche, defensa del Athletic, celebra uno de sus dos goles al Mallorca.Miguel Tona (EFE)

Ganó el Athletic al Mallorca, sigue ahí arriba, en posiciones nobles, y continúa su marcha espectacular en San Mamés, un escenario que está resultando inexpugnable para sus rivales. Solo el Real Madrid, en la primera jornada de LaLiga, allá por agosto, pudo ganar en la Catedral. Posiblemente, a estas alturas de la temporada, tendría más problemas para hacerlo.

4

Unai Simón, Aitor Paredes, Yuri, De Marcos, Yeray, O. Sancet (Mikel Jauregizar, min. 79), Benat Prados, Nico Williams (Muniain, min. 67), Ruiz de Galarreta (Ander Herrera, min. 67), Williams (Malcom Adu, min. 82) y Guruzeta (Raúl García, min. 79)

0

Predrag Rajkovic, Jaume Costa, Copete (Muriqi, min. 45), Raíllo, Giovanni González (Nacho Vidal, min. 57), Valjent, Manu Morlanes, Omar Mascarell, Dani (Javi Llabrés, min. 75), Antonio Sánchez (Darder, min. 57) y Cyle Larin (Abdón Prats, min. 75)

Goles 1-0 min. 3: Yuri. 2-0 min. 16: Yuri. 3-0 min. 62: Guruzeta. 4-0 min. 88: Muniain.

Árbitro Jorge Figueroa Vázquez

Tarjetas amarillas Cyle Larin (min. 75)

En los últimos partidos en San Mamés, el mundo se le pone enseguida de color de rosa al Athletic. Le pasó en la Copa, contra el Barcelona, con un gol antes de que se cumpliera el primer minuto. Le ha vuelto a ocurrir ante el Mallorca, en una noche que se esperaba rocosa, a sabiendas de cómo se las gastan Aguirre y sus muchachos, con la piel muy dura, difícil de pelar salvo con un cuchillo muy afilado, pero en una de las primeras llegadas al área de Rajkovic, en un saque de falta que puso Nico Williams, Yuri metió su pierna izquierda de espaldas a la portería y sorprendió a portero y defensas para abrir el marcador.

Andaba sembrado el lateral del Athletic, siempre de largo recorrido, que mezcla bien con Nico en la izquierda, porque poco después de que se cumpliera el cuarto de hora del partido, un saque de esquina que ejecutó su socio de la banda, lo prolongó de tacón Guruzeta, y sin dejarla caer, Yuri la tocó, esta vez con la derecha, muy sutil, y la puso en la escuadra, pese al vuelo tardío de Rajkovic. No había pasado casi nada y ya había pasado casi todo, porque el Mallorca, que apareció con una alineación que parecía pensada más para el partido de Copa del martes en Son Moix que para la fresquita noche de San Mamés, acusó los dos golpes durante muchos minutos.

Tanto, que el Athletic empezó a gustarse en algunas acciones de ataque. Después de la única llegada con peligro del Mallorca, que acabó en un disparo alto de Sánchez, los bilbaínos pudieron aumentar su ventaja en un remate impecable de cabeza, marcando los tiempos, de Guruzeta, tras un gran servicio de De Marcos. Esta vez el portero del Mallorca le hizo un gran servicio a su causa, con un paradón para enviar la pelota a córner.

Tocaba y jugaba el Athletic, y el Mallorca se defendía, pero sin responder en campo contrario, así que la grada disfrutaba plácida del marcador. También en la segunda parte. Sacó Aguirre a Muriqui para darle más enjundia a su ataque, pero seguía siendo el Athletic el que manejaba el partido, a veces con periodos de acoso en los que el Mallorca no conseguía salir de su área. Pero, además, cuando lo hacía, corría peligro, porque los hombres de Valverde robaban muy arriba y los hermanos Williams, acompañados por Sancet y Guruzeta, montaban contragolpes que desarbolaban a la zaga mallorquina.

Iñaki Williams tuvo la ocasión para el tercer gol en una de sus carreras a máxima velocidad, que estrelló contra el guardameta. Pero llegó en la siguiente, después de una ocasión aislada del Mallorca, en el remate de Nacho Vidal en un córner. Fue otra contra bien llevada por toda la línea de vanguardia del Athletic, con un pase horizontal, ya en el área, de Iñaki Williams, que tocó Sancet y empujó Guruzeta. El línea levantó el banderín, y es que parecía fuera de juego claro, pero las líneas del VAR desmintieron esa impresión, y el delantero donostiarra, aunque en diferido, pudo celebrar su noveno gol de la temporada.

Luego llegaron los cambios, con el partido ya resuelto, aunque se inquietó la afición rojiblanca por la salida del campo de los hermanos Williams, ambos con molestias. El Mallorca ya no volvió a aparecer, y el Athletic se limitó a controlar durante los minutos que restaban hasta el final, que eran muchos, aunque todavía le dio tiempo a Iker Muniain a rebañar el centro de Óscar De Marcos, dos veteranos con mucha marcha, para completar el marcador y recibir el reconocimiento de la grada, ahora que juega mucho menos. Ahora, los dos rivales, Athletic y Mallorca, ya piensan en las semifinales de Copa.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.